DESINFECCIÓN CON OZONO

Los microorganismos causan problemas en varios lugares: en un contexto clínico, las bacterias pueden causar epidemias peligrosas. El ozono, también usado en bajas concentraciones, puede usarse como desinfectante químico para matar bacterias y virus. El tiempo de tratamiento puede variar según el grado deseado de desinfección. Las tecnologías sin contacto permiten el uso de lámparas UV junto con la acción de sustancias químicas dispersas como aerosoles o gases para la destrucción de microorganismos. En comparación con otros métodos de desinfección del aire, el ozono puede desinfectar eficazmente grandes volúmenes de aire, neutralizando microorganismos y virus. Por lo tanto, es ideal en entornos médicos como hospitales y salas de espera. El factor determinante es el tiempo necesario para matar microorganismos.

  • Los sistemas de desinfección UV a menudo tienen un período de tiempo muy corto para irradiar el aire y, por lo tanto, deben agregar mucha energía para garantizar una desactivación suficiente en este corto tiempo, la limpieza con una solución de limpieza está limitada por el tiempo requerido para secado de la superficie mientras que el ozono continuará atacando a la bacteria hasta que se descomponga naturalmente o se elimine. Esto permite que las soluciones de ozono aumenten significativamente el ahorro de energía.
  • El ozono se produce en el sitio a partir del oxígeno presente en el aire ambiente, una materia prima abundante y libre.
  • Nada que comprar, transportar y almacenar.
  • No se necesita manipulación ni suministros.
  • Sin desperdicio.
  • Sin residuos
  • Nuestros sistemas combinados de ozono también le ahorran tiempo y dinero.
  • La operación es automática con un mantenimiento mínimo y costos operativos muy convenientes.